miércoles, 10 de enero de 2018

Eternamente rebelde

  No es la primera vez que me encuentro con personas que aparentan ser tolerantes y a la larga descubres que realmente son autoritarias, sólo aceptan su opinión, anulando al resto. Se ofenden si no sigues sus directrices y no ven más allá de sus razones.
  Así me dí cuenta que la rebeldía no tiene edad, que mi criterio cuenta, que si pierdo el aprecio de alguien, también gano en autoestima, que si alguien me quiere, debe respetar mis decisiones, o tal vez no me quiera tanto.
  Instintivamente, desde hace días me viene esta canción a la cabeza.
  
  "Y aunque a algunos les duela, no soy la imagen que prefieran, yo soy como soy, yo soy como soy"


jueves, 9 de noviembre de 2017

Miedos

   Mirando hacia el horizonte, mis ojos no quisieron ver más allá. Retrocedí dos pasos y dí la vuelta. Tras de mí me esperaban los fantasmas del pasado, aquellos que con dificultad sorteé. Paralizada, sentí que avanzaban hacia mí y me envolvían. Eran grandes y obscenos, reían con una risa escandalosa que  atronaba en mi cerebro. Sentí miedo, mucho miedo, enmudecí, ni un leve hilillo de voz salió de mis cuerdas vocales. Cerré los ojos, como si así pudiera desaparecer todo, como si por arte de magia todo volviera a ser como antes, esa misma magia que me hizo perder el rumbo y mirar atrás...
   Las risas seguían pero ya no atronaban, poco a poco se escuchaban lejanas. El miedo se transformó en apenas un leve nerviosismo y pude abrir los ojos. Los fantasmas seguían a mi alrededor pero ante mi mirada enmudecieron y ahora sí, desaparecieron, se disiparon ante mis ojos.
   Tomé un poco de aliento, me sequé el sudor de la frente y me volví hacia el horizonte, allí donde el sol brillaba y sonreí.